15 de julio de 2024

¿Cómo afecta el frío a la salud mental?


Cuando uno piensa en salud mental, lo más común es asociarlo al bienestar de la mente o algunas enfermedades como la depresión. Sin embargo, pocos conocen el vínculo que tiene con el frío y cómo el clima puede afectar al cerebro y el bienestar de una persona. En detalle, qué es el trastorno afectivo estacional.

Las personas pueden sentirse felices o tristes según el clima. Generalmente, los días cálidos y soleados invitan a salir y socializar, mientras que los grises y lluviosos invitan a quedarse en la cama sin salir del hogar. Sin embargo, a cada persona puede afectar de una forma diferente.

Síntomas del trastorno afectivo estacional. Foto: ilustración ShutterstockSíntomas del trastorno afectivo estacional. Foto: ilustración Shutterstock

Los cambios de ánimo que están ligados explícitamente al cambio estacional se denominan «trastorno afectivo emocional». Habitualmente, los síntomas de este trastorno comienzan a finales del otoño o a principios del invierno y desaparecen durante la primavera y el verano. De esta manera, se clasifican en: trastorno afectivo estacional de patrón invernal o depresión invernal.

En cambio, a otras personas le suelen aparecer los síntomas depresivos durante los meses de la primavera y el verano, lo que se conoce como trastorno afectivo estacional de patrón de verano o depresión de verano. Aunque también existen estos casos, lo más común es que el frío afecte la salud mental.

Síntomas del trastorno afectivo estacional

  • Sentirse triste, ansioso o “vacío” de forma persistente, la mayor parte del día, casi todos los días, durante al menos dos semanas.
  • Sentirse desesperanzado o mostrarse pesimista.
  • Tener sentimientos de irritabilidad, frustración o desasosiego.
  • Sentirse culpable, inútil o impotente.
  • Perder interés o no sentir placer en pasatiempos o actividades.
  • Tener menos energía, sentir fatiga o que es más lento.
  • Tener dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones.
  • Mostrar cambios en el sueño, en el apetito o en el peso sin haberlo planificado.
  • Padecer dolores o molestias físicas, como dolores de cabeza, calambres o problemas digestivos que no tienen una causa física clara ni desaparecen con tratamiento.
  • Tener pensamientos sobre la muerte o el suicidio, o sobre intentos de suicidarse.

Además, los síntomas pueden variar considerablemente teniendo en cuenta el tipo de estación. Por ejemplo, para el trastorno afectivo estacional de patrón invernal, los síntomas adicionales pueden incluir: hipersomnia, comer en exceso y retraerse socialmente.

«El trastorno afectivo estacional de patrón invernal no debe confundirse con la “tristeza por la temporada festiva”, que es la ansiedad o los sentimientos de tristeza provocados por el estrés en determinadas épocas del año. La depresión asociada con este trastorno está relacionada con menos horas de luz natural, no con el calendario, por lo que el estrés asociado con los días festivos o los cambios estacionales predecibles en los horarios laborales o escolares, las visitas familiares, etc., no son lo mismo que el trastorno afectivo estacional», indica.

Salud mental. Foto: PexelsSalud mental. Foto: Pexels

En cambio, en el trastorno afectivo estacional de patrón de verano, los síntomas adicionales pueden incluir: insomnio, no tener apetito (lo que lleva a una pérdida de peso), sentirse inquieto y agitado, presentar ansiedad y mostrar un comportamiento violento o agresivo.



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?