15 de abril de 2024

El balneario que guarda historias de Mirtha Legrand, Pablo Neruda y un antiguo hotel que parece un barco


La escena pertenece a la película La casta Susana (1944) y se puede encontrar en YouTube. Una bellísima Mirtha Legrand camina por la playa de Atlántida, con un tocado y un vestido negros.

Un hombre, con traje de baño enterizo a rayas, se le acerca para intentar seducirla y se produce el siguiente diálogo. “Es usted encantadora, hermosa. ¡Qué ojos! ¡Qué boca”, le dice él. Ella, con una sonrisa pícara, remata: “¡Qué impulsivo!”.

Pasaron casi 80 años desde el estreno de aquella película, pero el balneario uruguayo Atlántida sigue manteniendo algo del espíritu de la época.

Allí están todavía los tres kilómetros de rambla, las casonas y edificaciones en pie con una exquisita arquitectura balnearia de la década del 30 y 40 -con reminiscencia al lujo de los balnearios franceses-, las dunas, los barrancos, las araucarias y los pinos.

El espíritu flâneur -el arte de pasear, caminar sin rumbo- y también cierto imaginario playero del siglo XX todavía viven en este balneario y en otros de Canelones, el departamento que ofrece 65 kilómetros de estuario del Río de la Plata, en Uruguay.

Mirador El Águila. Foto Turismo CanelonesMirador El Águila. Foto Turismo Canelones

Qué relación tiene Atlántida con Pablo Neruda

“El primer ómnibus de Montevideo a Atlántida llegó en 1924”, dice Darcy Ferraro, guía y docente de historia, en los primeros minutos del Caminatour Centenario de Atlántida, el paseo de una hora que ofrece la oficina de turismo para conocer la historia del balneario.

El guiado va de las noches del estilo Tropicana de los años 40 a la Belle Époque. Y de la arquitectura a las costumbres de la época, como aquel comisario de playa que sancionaba a quienes no guardaban los buenos usos y costumbres.

La Floresta. Foto Turismo CanelonesLa Floresta. Foto Turismo Canelones

En el paseo, a orillas del río, aparecen intactas algunas casas con torres estilo normando, miradores, tejas, aleros exagerados y mosaicos en la fachada.

Algunos petit chateau suntuosos se combinan con otras construcciones más modestas.

Hay un chalet de los años 50 que podría pasar desapercibido; quizás muy sobrio entre tanta casona, pero tiene una historia. “Acá vivió Alberto Mantaras, amigo de Pablo Neruda”, apunta Ferraro.

Surf en Atlántida y alrededores. Foto Turismo CanelonesSurf en Atlántida y alrededores. Foto Turismo Canelones

En esa casa, Neruda pasó los veranos entre 1953 y 1956 con Matilde Urrutia, en ese entonces su amor clandestino. Datitla es el anagrama -sin usar la n- que el poeta usaba para nombrar al balneario; de esa forma, ocultaba los nombres de lugares para mantener en secreto la relación con su amante. El testimonio de ese romance está en el herbario poético Oda a las Flores de Datitla, que ambos hicieron en 1953. Al frente de la casa, un monolito de Neruda recuerda la historia.

Lugares curiosos: el hotel y la iglesia

Después de la Barranca de los Indios, viene una de las joyas del paseo: el ex Planeta Palace Hotel, un edificio concebido por el italiano Natalio Michelizzi en forma de barco -en realidad, de transatlántico- que da la sensación de meterse en el río.

Edificio Planeta Palace. Foto Turismo CanelonesEdificio Planeta Palace. Foto Turismo Canelones

“Está influenciado por los grandes transatlánticos de la época, como el Queen Mary. En lo que sería el casco del barco estaba la boite, donde se organizaban grandes fiestas. Su arquitectura está llena de referencias náuticas”, apunta el guía, que agrega que Mirtha Legrand pasó parte de su luna de miel en este hotel.

El ingreso al hall es un viaje en el tiempo, con muebles estilo Bauhaus, una araña con toques futuristas y una imponente escalera de mármol de Carrara.

Otra de las grandes joyas de Atlántida es la iglesia de Cristo Obrero, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2021. El ingeniero Eladio Dieste realizó su obra maestra antes del Concilio Vaticano II, pero consciente de las reformas necesarias en la Iglesia. Esa idea está reflejada en esta maravilla de la arquitectura y del sentido colectivo de la liturgia.

Iglesia Cristo Obrero. Foto Turismo CanelonesIglesia Cristo Obrero. Foto Turismo Canelones

En el interior, el guía Ferraro hace notar los efectos de luz cenital -habla de un “uso litúrgico de la luz”-, la ondulación de los muros, los tensores escondidos y las bóvedas de doble curvatura, además de un altar sobrio hecho con una sola piedra de granito en una única nave rectangular.

Los destellos ámbar y las luces que se cuelan son una maravilla. “Es clara la influencia de Gaudí y de Le Corbusier, pero en un claro estilo de regionalismo crítico latinoamericano. Usa la luz como una materia arquitectónica”, agrega.

De Páez Vilaró a Bracco Bosca

El recorrido sigue en el Mirador El Águila y en Un sol para Atlántida, una escultura de hierro de diez toneladas que Agó Páez Vilaró hizo en homenaje a su padre, el siempre recordado Carlos Páez Vilaró.

Bodega Joanicó. Foto Turismo CanelonesBodega Joanicó. Foto Turismo Canelones

La visita a bodegas es un imperdible de la zona (Uruguay tiene más de 40 abiertas al público). Elegimos Bracco Bosca, que produce apenas 100 mil botellas del año de gran calidad. Su Gran Ombú Cabernet Franc es el más premiado de la casa, que también ofrece alojamiento y una terraza para disfrutar de un vino mirando a la finca.

Atlántida es sólo uno de los balnearios que vale la pena visitar en Canelones. Allí también están Las Toscas, con sus enormes médanos, donde solían veranear Idea Vilariño y Alfredo Zitarrosa; el tranquilo y agreste Jaureguiberry; Cuchilla Alta y La Floresta, con su vivo espacio cultural Cra, entre otros.

En cualquiera de los balnearios estarán el río y sus playas para un refrescante baño, los médanos, los árboles, el agua salobre. Como dijo Neruda en aquella carta de amor a estas tierras: “Me devolvéis no sólo a la miel del amor y su delicia, sino a las circunstancias más puras de la tierra: a la seca y huraña flora del mar, del aire, del silencio”.



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?