21 de abril de 2024

el barrio que marca tendencia y dónde hacer degustaciones de café


Como capital latinoamericana cercana a cumplir 500 años desde su fundación, Bogotá genera la percepción de que se respira historia y cultura en cada una de sus calles empedradas y sus plazas, verdes y centenarias.

Su ubicación, al pie del cerro de Monserrate, suma un atractivo más, teniendo en cuenta, especialmente, que es una de las capitales más altas de Sudamérica, con 2.601 metros sobre el nivel del mar.

Explorar el centro histórico es un viaje en el tiempo, con sus monumentos coloniales, la Catedral, la Plaza de Bolívar y el Palacio de San Carlos, que narran, con sus estructuras, la rica historia de la ciudad.

Si de arte se trata, dos museos se destacan muy especialmente: el Museo del Oro, en pleno centro, contiene una amplia mirada sobre la cosmovisión de la cultura precolombina; y el Museo El Chicó, en el barrio del mismo nombre, que alberga distintas salas dedicadas a joyería, cerámica y artefactos ceremoniales. Deslumbran la maestría artística y la conexión espiritual de los pueblos originarios con la tierra y el universo.

Museo del Oro, Bogotá. Foto ShutterstockMuseo del Oro, Bogotá. Foto Shutterstock

Existe una evidente evolución en la oferta de Bogotá, que parte de esa herencia cultural, y uno de los mejores ejemplos es cómo logró posicionar a uno de sus productos estrella: el café.

Experiencias con el café en Bogotá

Exportado mundialmente y considerado como un producto aspiracional en muchos países, el café ha sido un factor clave en la evolución de la ciudad.

Esto se refleja en el crecimiento exponencial de la cantidad y calidad de sus cafeterías, que ofrecen una amplia variedad de especialidades y de bebidas de autor, con el valor agregado de poder realizar in situ catas y degustaciones.

Degustación de café. Foto ShutterstockDegustación de café. Foto Shutterstock

Son como visitas guiadas a través de los distintos sabores del café, pero también permiten conocer el proceso completo: desde la recolección del grano, pasando por su secado y tostado, hasta las diferentes formas de prepararlo.

Una experiencia de este tipo se puede vivir por ejemplo en San Alberto: no es el café más reconocido internacionalmente, pero sí es de los más premiados de Colombia. Además, esta marca cuenta con varias sucursales en Bogotá, una de ellas incluso dentro del mismo Museo del Oro.

Como comentario anecdótico, para un argentino más acostumbrado a las catas y degustaciones de vino, resulta curioso y hasta divertido cómo el bogotano le llama al café que toma cotidianamente: “un tinto”, en referencia al café negro y de tamaño largo consumido en algunas de las cafeterías de la capital.

Contrastes urbanos: La Zona T, un imperdible de Bogotá

El contraste entre la rica huella cultural y la búsqueda de modernidad, que persigue de manera inherente toda gran ciudad (Bogotá tiene más de 7 millones de habitantes), encuentra su paradigma en el área conocida como Zona T, atravesada por varias peatonales que permiten circular a pie por la gran oferta de restaurantes, bares, locales de primeras marcas de indumentaria y tecnología y centros comerciales, todo en un radio de 8 a 10 manzanas.

Vista de Bogotá, Colombia. Foto ShutterstockVista de Bogotá, Colombia. Foto Shutterstock

Bogotá ofrece una amplitud culinaria única que refleja la diversidad geográfica y cultural del país, y en la Zona T esta multiplicidad alcanza su punto máximo, ya que convergen cocinas de distintas partes del mundo: restaurantes italianos, mexicanos, franceses, asiáticos, e incluso argentinos.

Sin embargo, lo más fascinante a nivel gastronómico aquí es descubrir que la tradición colombiana ha logrado adaptarse a una impronta moderna que busca -y logra- elevar el momento de la comida al plano de la experiencia integral.

Además de poder degustar una gran variedad de platos típicos como el ajiaco, las arepas o los legendarios chicharrones acompañados de aguardiente, el entorno de estos lugares típicos está en general impregnado de iconografía popular. La velada se combina con música en vivo y se termina con una atmósfera de plena rumba.

Vale la pena prestar atención a las recomendaciones locales y descubrir, por ejemplo, el famoso restaurante Andrés Carne de Res, omnipresente con varios locales a lo largo y ancho de Colombia.

Un hotel para millennials que marca tendencia

Teniendo en cuenta dos variables muy importantes en cualquier ciudad latinoamericana, como son la cercanía a lugares de interés y la seguridad de la zona, el recién inaugurado hotel Avani Royal Zona T está ubicado estratégicamente en el epicentro de la movida gastronómica y cultural.

Habitación para niños hotel Avani Royal Zona T. Foto NH HotelsHabitación para niños hotel Avani Royal Zona T. Foto NH Hotels

A diferencia de la oferta hotelera típica de la zona, este establecimiento -parte de NH Hotel Group y primero de la marca Avani en Latinoamérica -, no está orientado al público corporativo sino a un tipo de viajero más millennial, como el nómade digital. Esto se refleja en sus espacios de planta baja, por ejemplo: un lobby relajado, con una impronta vanguardista y alusiones en neón a frases telúricas; la cafetería, el restaurante y el patio son todos lugares concebidos para el coworking, que fomentan la socialización y sirven como punto de encuentro.

El hotel cuenta además con gimnasio y terraza, y el perfil de edad de sus visitantes también tiene correlación con la oferta de menú infantil y de opciones de complementos de juegos para niños en distintas habitaciones.

Se define como “muy pet-friendly”, y recibe a las mascotas con una bienvenida especial.



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?