15 de abril de 2024

historia, arte y dónde comer


A veces, Washington D.C., puede parecer un cuento de dos ciudades: políticos y habitantes temporarios versus residentes multigeneracionales peleando por mantener su parte en el distrito.

Alguna vez conocida como Chocolate City debido a su población afroamericana de forma predominante, Washington vio cambiar su demografía de manera drástica en las últimas décadas, lo que trajo efectos tanto positivos como negativos de la gentrificación.

La segunda fase de desarrollo de US$ 3,6 mil millones del distrito Wharf contribuyó a un nuevo hotel de lujo Pendry y destinos gastronómicos llamativos, todo esto en el contexto de un aumento vertiginoso del costo de vida (que recientemente se está estabilizando), crecimiento de la delincuencia y preguntas en curso acerca de la identidad cultural.

Incluso en este momento de transición, Washington es aún un centro de arte, historia y liderazgo de justicia social, y es sede de varios de los mejores museos gratuitos y monumentos a nivel mundial.

Jefferson Memorial y el río Potomac al atardecer. Foto ShutterstockJefferson Memorial y el río Potomac al atardecer. Foto Shutterstock

Viernes

16.30 / Crucero por los monumentos

Algunos puede que la describan como una actividad turística básica, pero más washingtonianos podrían beneficiarse en un atardecer relajante desde un crucero por el río Potomac.

Saliendo desde el revitalizado (y algunos residentes locales podrían decirle fuertemente aburguesado) distrito Wharf, los taxis acuáticos de color amarillo brillante de City Experiences salen cinco veces al día para el tour de monumentos (US$ 22 el día, US$ 35 el viaje completo).

Puente Frederick Douglass Memorial. Foto ShutterstockPuente Frederick Douglass Memorial. Foto Shutterstock

El tour ida y vuelta de 90 minutos, con audio narrativo, cubre sitios muy dificultosos de ver a pie en un fin de semana: el Frederick Douglass Memorial Bridge, el Monumento a Washington, el Lincoln Memorial (que es precioso cuando queda iluminado de noche), el gigante John F. Kennedy Center for the Performing Arts, el complejo Watergate y el frente marítimo Georgetown.

Volviendo a Wharf, entre en la tienda Shop Made in DC, que destaca a los artesanos asentados en Washington, Encontrará “202” (el código de área de la ciudad) y remeras de “The District VS Congress” hechas por la marca de ropa Bailiwick, mapas ilustrados de barrios locales realizados por Terratorie, y pequeños mamelucos cubiertos en cerezas por Mirasa Design.

Luego dé un paseo hacia Ilili, un restaurante libanés ubicado en el frente marítimo con accesorios hechos en Líbano, tales como palomas de metal cortadas a láser suspendidas desde el techo, y las sillas del comedor con diseños florales cocidos a mano.

Verá giros locales en cuanto a la cocina, tales como el hummus (US$ 13) que puede estar cubierto por falafel de cangrejo azul ($ 8).

No se pierda los repollitos de Bruselas fritos con uvas y yogur de menta (US$ 18), y un plato de riz (arroz libanés, vermicelli tostado, almendras Marcona y nacarados, US$ 11) para acompañar la rica parrillada mixta para dos (US$ 76). Reserve con una semana de antelación.

22.00 / Sake para beber en una terraza

En Moonraker, el bar de la terraza en el hotel Pendry Washington D.C., las bebidas hacen su aparición.

En las noches de fin de semana, un anfitrión guía a los invitados hacia el dedicado ascensor Moonraker, donde los esperan una carta elegante con autoservicio, muestras gratuitas de sake, bebidas mixtas de sake y ochokos, (copas de cerámica de sake).

En el nivel del Penthouse, un bar estático circular sirve bocados tales como rolls de atún picantes cubiertos con flecos de hojas doradas (US$ 23) y pollo frito al estilo karaage (US$ 26) junto a más tragos con sake de autor con espíritu japonés (desde US$ 22). Disfrute su trago mientras se acurruca junto a uno de los dos fogones en exteriores mientras contempla las vistas del río Potomac.

Naturaleza y bicicletas alrededor del Monumento a Washington. Foto ShutterstockNaturaleza y bicicletas alrededor del Monumento a Washington. Foto Shutterstock

Sábado

El río Pontomac, que separa a Washington de Virginia, puede ser más famoso, pero las riberas del río Ancostia son el espacio donde varios residentes locales van para tener vistas tranquilas del río sin las multitudes de National Mall.

Desde el National Park, que posee el estadio más grande de la liga de béisbol, pasee a lo largo del puente peatonal Frederick Memorial que conecta el camino de la ribera pavimentada Anacostia Riverwalk hacia el Anacostia Park.

El estadio de beisbol en Washington, DC. Foto ShutterstockEl estadio de beisbol en Washington, DC. Foto Shutterstock

Desde allí, tome un pequeño tramo compartido con el recientemente renovado Smithsonian’s Anacostia Community Museum (gratuito), que comparte las historias de la gente en su día a día haciendo cambios en sus comunidades. Cerrado desde enero, reabrirá el próximo 23 de marzo.

11.30 / Paseo por un sitio histórico

Cuando Turning National abrió su primer espacio en 2015, fue uno de los pocos lugares de comida céntricos saludables que abrió en Ward 8, un área históricamente financiada de manera insuficiente y de mayoría negra, conocida por ser un desierto alimentario. El negocio es hoy básico para la comunidad con 6 locaciones.

La casa de Frederick Douglass, Cedar Hill. Foto ShutterstockLa casa de Frederick Douglass, Cedar Hill. Foto Shutterstock

Tome un licuado o un jugo fresco (desde US$ 6,25), luego camine 10 minutos hacia Cedar Hill, más formalmente conocido como el sitio histórico Frederick una colina, con vistas sobre la ciudad. El abolicionista y orador Frederick Douglass vivió aquí desde 1877 hasta su muerte en 1895.

Únase a una visita guiada (gratuita, o US$ 1 si toma una reserva vía web) por guardaparques del Parque Nacional para ver el interior, donde permanecen algunas de las posesiones originales de los Douglass, como su colección de bienes chinos (una fuente de orgullo, de acuerdo a los guías, luego de haber sido forzado a comer caballo, por ejemplo, cuando estaba esclavizado) y el piano de la familia (Douglass usualmente lo acompañaba con su violín)

14.00 / Vaya a un salón de comida japonesa

Tanto Japón como Washington poseen una conexión desde hace mucho tiempo, como son los famosos árboles de cerezos a lo largo de National Mall, un regalo del país oriental del año 1912, y que nos lo recuerda cada vez que estos florecen cada año.

Temporada de cerezos en flor en Washington. Foto ShutterstockTemporada de cerezos en flor en Washington. Foto Shutterstock

Love, Makoto adhiere a esa relación. El nuevo salón de comida japonesa, de 20.000 metros cuadrados (a una corta distancia en auto desde Anacostia) del chef Makoto Okuwa ofrece tres conceptos de servicio completo: Dear Sushi (Querido sushi), una experiencia omakase; Beloved Barbacue (Amada barbacoa), un asador de alta gama; y Hiya Isakaya, un bar angosto que sirve vasos altos de whisky y brochettes grilladas al carbón.

Hay también una cuarta opción más casual y rápida, un salón lleno de luces llamado Love on the Run, con menús elegidos por pantalla táctil para ordenar y llevar, como ensaladas, rolls de sushi, cuencos de ramen y salchichas. Pruebe el roll de palta y salmón con mayonesa yuzu (US$ 18), o el sándwich de pollo frito, bañado con ensalada de col shiso y salsa teriyaki, y acompañado de papas fritas (US$ 16).

16.30 / Vaya por una revolución mental

Con muchos museos gratuitos en Washington, la noción de pagar para entrar a alguno puede que no le llame la atención de inmediato.

Pero el Museum of Illusions Washington (entrada adultos, US$ 23; niños, US$ 18,95), que abrió el año pasado, es una opción divertida e interactiva para todas las edades en medio de la historia y de la ciencia, focalizando instituciones.

Aunque el concepto existe en más de 40 lugares, incluidas las ciudades de París, Nueva York y Madrid, las 50 ilusiones ópticas, juegos y acertijos alucinantes de este espacio presentan pantallas específicas de Washington, incluido un mural de George Washington, desde el cual, sus ojos lo siguen donde sea que usted se mueva, y la Reversed Room, compatible con la red social Instagram, en donde usted aparece paseando en el techo de un coche del metro de Washington.

En la sala Tilted Room, puedes inclinarte casi tanto como en el video de Michael Jackson en Smooth Criminal, en el Vortex Tunnel, con luces a modo de remolino como truco que te llevan a creer que el piso se mueve.

19.00 / Cene con un hijo de España

Desde que comenzó con su primer restaurante 30 años atrás, Jaleo, en Washington, el chef José Andrés abrió otras tres decenas de establecimientos, y también creó la World Central Kitchen (sin fines de lucro), que sirve millones de platos de comida, a los necesitados.

Andrés es oriundo de España, pero Washington es su ciudad adoptiva.

En febrero, se adentró en esas raíces con el Bazaar by José Andrés, un nuevo restaurante español de estilo románico, glamoroso, en el edificio del Old Post Office (Correo Viejo; hoy el Waldorf Astoria Washington D.C.).

El menú ofrece más de 45 platos, así que si la decisión se vuelve difícil, opte por el menú de degustación de Bazaar, Bazaar Experience, de 13 pasos (US$ 150).

Las alucinantes “aceitunas líquidas” de Ferran Adrià (una esfera de jugo de aceituna similar a un gel que aparece en la boca), de los días de Andrés en el restaurante legendario y hoy cerrado, El Bulli, son el destacado. Se recomienda reservar antes de concurrir.

Domingo

21.00 / Desayuno de pasteles de cangrejo

Hay pocas cosas más destacadas un domingo por la mañana en Washington que viajar hacia Eastern Market en Capitol Hill.

Flores en el Eastern Markegt. Foto ShutterstockFlores en el Eastern Markegt. Foto Shutterstock

Este punto de referencia nacional -que celebró 150 años en noviembre 2023- es uno de los pocos edificios de mercados históricos públicos que continúan en Washington y el único que aún funciona.

En su sección de exteriores, examine con detenimiento la producción fresca desde el área de granja tal como Agora Farms y Gardeners Gourmet, se vende junto con vibrantes obras de arte del pintor local Cherif Mamadou y tablas de cortar hechas a mano de Blue Ridge Cutting Board Co.

Dentro del salón del mercado, haga fila para los pasteles de cangrejo Benedict (US$ 22,95) en el mostrador de Market Lunch. Valdrá la pena la espera. Hay una mesa enorme comunitaria para comer allí.

11.00 / Mujeres campeonas en arte

El primer museo principal en los Estados Unidos dedicado a las artistas femeninas, el National Museum of Women in the Arts, está ubicado en el centro de Washington y reabrió en octubre luego de una renovación de dos años.

El museo es un antiguo templo de masones construido en 1908, hoy ofrece un espacio de galerías muy amplio para más de 6.000 obras realizadas por mujeres y artistas no binarios que abarca cinco siglos y seis continentes (entrada $16).

Las colecciones temáticas tales como Heavyweight, destinada a disipar lo asumido sobre que las artistas femeninas usan más materiales delicados que los hombres, con características de esculturas grandes tales como Acid Rain (Lluvia ácida) de Chakaia Booker, un trabajo texturado de caucho triturado y madera.

El tema In Focus (En foco) muestra a las mujeres en primer plano de la fotografía: allí encontrarás la parada en tu pista Bullets Revisted #3, una escala de fotografía tríptica realizada por la fotógrafa marroquí y estadounidense, Lalla Essaydi, de quien la modelo cubierta de henna posa entre miles de casquillos de balas de oro

Paradas clave

  • The Wharf, área del frente marítimo de Washington en constante cambio que tiene vistas hacia el río Potomac y se caracteriza por el mercado de pescados, los restaurantes y lugares de música.
  • Anacostia Community Museum destaca los problemas sociales en el barrio de Anacosta y los barrios afroamericanos alrededor del país. Es parte de la Smithsonian Institution, el complejo de museo más grande del mundo.
  • Frederick Douglass National Historic Site, también llamado como Cedar Hill, es el bien restaurado del siglo XIX sobre el abolicionalista y orador.
  • El Bazaar de José Andrés es una culminación de alta cocina, de los treinta años en Washington del chef español José Andrés.

Dónde comer

  • Market Lunch es un restaurante con servicio de mostrador, de desayuno y almuerzo, y en él, Eastern Market, conocido por sus pasteles de cangrejos.
  • Love, Makoto es un salón de comida japonesa de 20.000 metros cuadrados con asador, un omakase, un izakaya y una cafetería para llevar y consumir.
  • Ilili es un restaurante libanés exclusivo en el Wharf, conocido por su hummus, que se ofrece con una variedad de coberturas y shawarma de pato.
  • Moonraker, el bar de la terraza en el nuevo hotel Pendry Washington D.C., sirve tragos japoneses mientras se pueden apreciar vistas de Virginia y el río Potomac.
  • Turning Natural sirve jugos frescos, licuados y bocadillos veganos en comunidades desatendidas, incluido el barrio de Anacostia.

Dónde alojarse

  • Pendry Washington D.C.- The Wharf es un hotel con matices náuticos, lujoso, con posiblemente los mejores exteriores para su pileta de natación y terraza de toda la ciudad. Las habitaciones parten de los $395.
  • Willard International Continental Washington, D.C. tiene más de 200 años de historia. Es un clásico hotel de Washington cerca de la Casa Blanca que, recientemente, fue sometido a una renovación extensa de US$ 18 millones. Las habitaciones comienzan desde US$ 218.
  • Hotel Hive posee variedad de habitaciones, pero con 14 a 20 metros cuadrados cada una, sacrificarás espacio.Habitaciones desde US$ 74.
  • Para alquileres temporarios, fíjese en el Capitol Riverfront, los barrios de Southwest Waterfront o Foggy Bottom, todos con fácil acceso al metro para explorar otras partes de la ciudad.

The New York Times. Especial para Clarín



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?