24 de junio de 2024

“Extremar la conducción prudente, sin ingerir alcohol ni drogas”



Hace un tiempo, cada mañana -junto con el desayuno, la pantalla del televisor me devuelve – puntualmente un accidente de gravedad y así la asiduidad de los siniestros me llevó a buscar las causas, y concluí que la imprudencia al tiempo de conducir, esto es, velocidad excesiva, maniobras manifiestamente inapropiadas destacando que las violaciones de tránsito en este momento no se dan solamente de mañana sino a cualquier hora del día, convirtiéndose en una conducta que quiebra gravemente el orden social y la integridad física de las víctimas en atención, que la desobediencia extrema al conducir es difícil de corregir a pesar que las multas que superan muchas veces el $ 1.000.000.

Sobre lo expuesto, precedentemente en el diario Río Negro del 28 de mayo de 2024, el director de tránsito de Bariloche afirma: “Los controles de alcoholemia muestran una profusa cantidad de infracciones graves y el testeo de estupefacientes no se realiza porque no se han podido comprar por ser muy caros, el instrumental cuesta 8.000 dólares”.

Sin duda, lograr reducir las infracciones de tránsito será muy difícil, más las secuelas de accidentes con lesiones y muerte requiere de tal esfuerzo extraordinario. Casualmente, miro la pantalla de la televisión v en los noticieros y aparece un choque entre un camión y un auto quedando el contenedor apenas sujeto a la baranda de la autopista 25 de mayo a la altura del barrio de San Telmo, el chofer debió ser rescatado por personal del SAME, que al hacerle el dosaje de alcoholemia se comprobó que circulaba con 1,65 de alcohol en sangre, lo que determinó que fuera detenido por el delito de estrago debido a los daños generados en el lugar de la colisión.

Obviamente, una situación que no fue una tragedia de casualidad, y la resalto para insistir en la necesidad de extremar la conducción prudente, sin ingerir alcohol y drogas, que alteren en alguna medida la plena conciencia al conducir.

Héctor Luis Manchini / ABOGADO – EX JUEZ DE LA CÁMARA EN TODOS LOS FUEROS DE ZAPALA / hectormanchini@gmail.com

“El hambre al vulnerable no es Justicia Social”

Hace unos días, los argentinos nos enteramos de la existencia de dos depósitos con aproximadamente 5 millones de kilos de alimentos que se encuentran en el Ministerio de Desarrollo Social.

Muchos ya conocíamos la existencia de los “gerentes de la pobreza” que decidían quiénes podían comer y quiénes no. Monseñor Ojea, el Día de la Santísima Trinidad, habla sobre este tema pero dice que “no entra en las razones por las que están guardados, pero que en tiempos de emergencia deben ser entregados a quienes lo necesitan”.

Ruego a Dios para que esos alimentos lleguen a los que no tienen qué comer y también espero que la Justicia “entre en las razones por las que estuvieron guardados”. No éramos pocos los argentinos que sabíamos que dirigentes sociales, sindicalistas e integrantes del gobierno anterior lucraban con el hambre de la gente. A Ojea, como a todos nosotros, nos preocupa que “ se vaya perdiendo la sensibilidad frente a un derecho que es esencial y primario, como es el derecho al alimento”.

Recuerdo una larga charla que tuve con Monseñor en 2019. Me escandalizaba la pobreza; que los más necesitados fueran sometidos/esclavizados a cambio de planes; que les robaran la dignidad como personas.

Yo también espero, como Monseñor Ojea, y confío, en que el Ministerio de Desarrollo Social repartirá, lo antes posible, todos los alimentos que puedan ser repartidos a quienes los necesitan, sin intermediarios.

Así como también espero que la Justicia juzgue a quienes se enriquecieron aprovechándose de la situación dramática de los más vulnerables.

Esta “insensibilidad frente al pan que unos tienen”, habiéndoselo quitado a los más pobres, no es Justicia Social y atenta contra la Doctrina Social de la Iglesia.

Mercedes Moreno Klappenbach / mechimorenok@gmail.com

Se pregunta por qué Milei no habla de Cristina Kirchner

Ha pasado un año y medio desde la sentencia de primera instancia que condenó a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner a seis años de prisión en el caso Vialidad.

Ambas partes apelaron, pero desde entonces no solamente no ha pasado absolutamente nada, sino que además nadie, en los medios, ha mencionado el tema. ¿Por qué, qué pasa, para cuándo la sentencia de segunda instancia?

Javier Milei insulta a todo el mundo: a los legisladores (”delincuentes”, “nido de ratas”), al presidente de Colombia (“terrorista asesino”), al de México (“ignorante”), al de España (“cobarde” y otros insultos), a la esposa del presidente de España (“corrupta”), etc.

Menos… ¡a Cristina!, de quien no dice nada. ¿Pacto de impunidad?

Martín López Olaciregui / mlolaciregui@hotmail.com.ar

Ante la crisis, dice que “el que mucho espera, desespera”

La mayoría de los argentinos hoy nos debatimos entre dos sentimientos en pugna. La lógica ansiedad y la lógica esperanza.

Padecemos nuestros ingresos disminuidos, tememos por la falta de trabajo propia, por la ajena y hasta nos imaginamos un futuro catastrófico, sustentado en un presente complicado.

En suma, tenemos ansiedad. Por otro lado tenemos también el deseo profundo de que lo que deseamos, finalmente suceda. Que la inflación y que la inseguridad de todo tipo, se acabe.

Por ello escuchamos los argumentos de quienes nos gobiernan con esperanza. Así están en nuestro ser interior pujando ansiedad (anxietas ) y esperanza (sperare). Pero mucho cuidado que el origen del vocablo esperanza es el mismo que el de esperar y todos sabemos que el que mucho espera, desespera.

Y de la desesperación, como es lógico, nunca ha surgido nada bueno.

Silvio Garbarz / sigarbarz@gmail.com

La Inteligencia Artificial vs los profesores

El señor Bill Gates se equivoca al afirmar que la inteligencia artificial (IA) reemplazará a los profesores (nota del diario Clarín del 27 de abril de 2024).

Yerra, porque de por sí, la docencia es la única profesión autoaniquilante; enseñamos para que los estudiantes no dependan de nosotros, es decir sean hombres libres que piensen y actúen por sí mismos.

Para lograr eso se necesitan cualidades, aptitudes y actitudes humanas; tan humanas que no podrán ser reemplazadas por ninguna máquina.

Héctor J. Fasoli / hjfasoli@gmail.com



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?