29 de mayo de 2024

«Tiene que salir la política»


Cambios en el timón del conflicto universitario por parte del Gobierno. Desde ahora del tema ya no se ocupará más el área política (léase Santiago Caputo) sino la Secretaría de Educación, a través de su jefe Carlos Torrendell.

La política tiene que salir del medio. Hay que cuidar la tierra sagrada de la educación”, le dijeron a Clarín fuentes de esa misma secretaría, quienes contaron cómo van a encarar el futuro de la cuestión universitaria tras las masivas marchas del martes en todo el país.

Marcha Federal Universitaria. Foto: Matías BagliettoMarcha Federal Universitaria. Foto: Matías Baglietto

Según la visión de estas fuentes, la crisis que desembocó en la marcha fue producto de que las negociaciones con los rectores -con algunos rectores- las manejó el principal asesor presidencial Santiago Caputo, junto al subsecretario de Políticas Universitarias Alejandro Alvarez, quien ahora quedó corrido de las negociaciones.

Hablan, sobre todo, de negociaciones con el vicerrector de la UBA, el radical Emiliano Yacobitti, quien -según esas fuentes- consiguió, entre otras cosas, el compromiso de un financiamiento de casi 70.000 millones de pesos para los hospitales de la UBA, pero que nadie informó y el conflicto siguió adelante.

El dirigente Emiliano Yacobitti
en la marcha universitaria. Foto Juano Tesone El dirigente Emiliano Yacobitti
en la marcha universitaria. Foto Juano Tesone

Deslizan que en esas conversaciones entre el área política del Gobierno y dirigentes como Yacobitti se mezclaron temas como la aprobación en diputados de la ley Bases. Asuntos de la política que alejaron la perspectiva educativa de un problema que venían a plantear los rectores.

Afirman que ahora desde la misma Secretaría de Educación van a retomar el diálogo, buscando una alianza con los «rectores razonables». Entre ellos ubican a Ricardo Gelpi, rector de la UBA, con quien se van a encontrar en lunes. Más otros rectores del norte del país y de Córdoba.

Colocan en el mismo grupo de «razonables» a muchas autoridades universitarias (rectores y decanos de todo el país) que, según esa visión, son la mayoría y no quieren que el conflicto escale. El objetivo, dijeron, es aislar a Yacobitti y otros rectores ligados al kirchnerismo.

De las futuras negociaciones con los rectores -que arrancan este mismo lunes con el encuentro con Gelpi y sigue el martes con una reunión con los rectores del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN)- se van a ocupar solo la ministra de Capital Humano Sandra Pettovello y el secretario de Educación Carlos Torrendell.

Insisten en que hasta ahora todo se había manejado desde el área política del Gobierno, y que el resultado fue la masiva marcha en contra del Gobierno, con más de 500 mil personas en la plaza, reconocen.

“Elegimos creer”

Ahora, ¿que se encauce el dialogo con los “rectores razonables” significa que Toto Caputo abrirá la billetera para el sistema universitario? “Queremos creer que sí, que Economía, que tuvo la masiva manifestación en la cara, va a tener un poco más de criterio. Elegimos creer”, dicen desde Educación, haciendo uso de un giro verbal creado por los hinchas argentinos en el Mundial de Catar.

Un estudio hecho por especialistas de la Facultad de Económicas de la UBA muestra que en lo que va de 2024, el Gobierno ya quitó a las universidades nacionales 33% de su presupuesto (en lo ejecutado, con respecto a 2023). Y que, si no hay más ampliaciones, en términos reales, el ajuste anual para 2024 sería del 72,4%.

Marcha por la universidad pública. Foto Juano Tesone Marcha por la universidad pública. Foto Juano Tesone

Desde Educación reconocen que hay un fuerte ajuste en el sistema -sobre todo en salarios-, pero al mismo tiempo dicen que hubo cierta picardía por parte de algunas autoridades universitarias (como en la UBA) de apagar las luces y hacer subir a los alumnos por la escalera o tenerlos a oscuras en pasillos y aulas.

Es ridículo, nadie le va a cortar la luz a la UBA. Llegado el caso nosotros pagaremos esa cuenta. Fue una forma de meterle miedo a los estudiantes”, afirman.

Con respecto a los salarios de docentes y no docentes universitarios, que quedaron muy por debajo de la inflación, aseguran que esto se debió a una muy mala negociación de los gremios del sector con el gobierno anterior, comandado por el ministro Sergio Massa.

Afirman que, como ellos creían que iban a volver a ser gobierno, arreglaron cero por ciento de aumento en enero y 10 por ciento en febreroo, “y nosotros le agregamos 6 por ciento más en febrero”, dicen. Eso hizo que el personal universitario haya tenido menos recomposición salarial que el resto de los empleados estatales, quienes negociaron algún porcentaje de aumento en enero.

“Hay que entender que desde 2003, durante el kirchnerismo, el salario docente y no docente, que venía muy bajo, subió en poder adquisitivo. Después con Cambiemos y Alberto Fernández se mantuvo. Y este es el primer año que están perdiendo con la inflación”, reconocen desde la Secretaría de Educación.

La nueva estrategia

Desde la Secretaría de Educación evalúan que el conflicto con los rectores estuvo muy mal manejado y por eso se llegó a la masiva manifestación del martes. “La vimos venir, sabíamos que iba a pasar, pero no podíamos hacer nada”, dicen.

Marcha por la universidad pública. Foto: Mariana Nedelcu Marcha por la universidad pública. Foto: Mariana Nedelcu

Reconocen que el manejo del conflicto hizo que los “rectores razonables” (y sobre todo los de las principales universidades nacionales del país) se junten con los de universidades más combativas o kirchneristas (que son más pequeñas) y quede todo el sistema en contra del Gobierno.

“Logramos algo así como la 125 de la educación”, deslizan. Es porque en ese momento se juntaron todas las organizaciones del campo en contra de ese gobierno, desde la Federación Agraria hasta la Sociedad Rural, con historias y representaciones muy diferentes.

El reto, de acá para adelante, es volver a “profesionalizar” la relación con los rectores. Sobre todo, apelando al diálogo, un activo que el secretario Torrendell cree que tiene como fortaleza.

“En la educación básica, Carlos logró reunir a los ministros de todas las provincias, que son muy heterogéneas políticamente, detrás del plan nacional de alfabetización. Este lunes habrá una reunión del Consejo Federal de Educación, en donde cada provincia presentará su plan y las metas que se ponen a futuro. Todo esto es dialogo, es ir a verlo, escucharlos, hablar. Eso mismo es lo que vamos a hacer ahora con todos los rectores. Mucho dialogo para recomponer la situación”, le dicen a Clarín.

Los ministros de Educación del país, la semana pasada. Abajo, en el centro, el secretario de Educación nacional Carlos Torrendell.Los ministros de Educación del país, la semana pasada. Abajo, en el centro, el secretario de Educación nacional Carlos Torrendell.

Afirman que Torrendell se siente empoderado y que está lejos de pensar a la marcha del martes como una derrota personal. “Sigo hasta el final, siempre pienso que algo se puede hacer”, le escucharon decir.



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?