24 de junio de 2024

Cómo viajar al verano europeo sin derretirse y claves para visitar las grandes ciudades


Iniciar una travesía por Europa en la estación más calurosa del año resulta una gran aventura desde el inicio de la planificación.

Las puestas de sol tardías y las principales capitales del mundo llenas de flores son solo algunos de los beneficios de visitar Europa en verano.

Sin embargo, también hay ciertos aspectos que es recomendable tener en cuenta a la hora de organizar el viaje para que la experiencia resulte lo más placentera posible.

De acuerdo a la firma de Inteligencia turística Forward Keys, en 2024 las búsquedas de vuelos para viajar al verano europeo están encabezadas por dos destinos: la ciudad de Londres -sus búsquedas crecieron casi en un 2% interanual-, y París -cuyo interés se incrementó en un 0,5%-.

Además del encanto del Viejo Continente, este año se suma el interés por asistir a los Juegos Olímpicos que se desarrollarán en Francia.

Horario de verano, atardeceres de ensueño

Una de las enormes ventajas que ofrece el verano europeo radica en que, gracias al famoso “horario de verano”, a partir del cual se modifican los relojes en marzo y octubre, en los meses de junio, julio y agosto es posible disfrutar de largos atardeceres de ensueño, ya que a mitad de año en algunas ciudades anochece después de las 22 horas.

Veranos calurosos en París. Foto  Miguel MEDINA / AFPVeranos calurosos en París. Foto Miguel MEDINA / AFP

En el caso de Francia, por ejemplo, permite observar unos mágicos atardeceres a la vera del Sena o frente a la mismísima Torre Eiffel hasta horas bien avanzadas.

Otro de los beneficios que otorga el hecho de hacer un viaje por Europa en pleno periodo estival tiene que ver con la posibilidad de pasearse por las calles de las capitales sin la presencia de grandes multitudes.

Sucede que algunas de las ciudades más importantes de Europa, tales como París o Madrid, -principalmente, julio y agosto-, lo que permite recorrer sus museos y atractivos turísticos evitando las largas colas que los caracterizan en otros momentos del año.

Descanso en la sombra durante el verano en Madrid. Foto AP Photo/Manu FernandezDescanso en la sombra durante el verano en Madrid. Foto AP Photo/Manu Fernandez

Planes de verano

Si bien en la estación más calurosa la mayoría de los habitantes de las grandes urbes suele huir hacia destinos de sol y playa, también es cierto que las ciudades europeas cuentan con atractivos planes pensados para quienes se quedan. Y también, por supuesto, para los turistas.

En el caso de París, por ejemplo, año a año pone en marcha en distintas áreas de la ciudad Paris Plage, una iniciativa que busca llevar la playa distintos lugares, como las orillas del río Sena y también el Canal Saint Martin.

París Plage junto al Sena. Foto  Miguel MEDINA / AFPParís Plage junto al Sena. Foto Miguel MEDINA / AFP

La actividad por excelencia que funciona como señal de largada del verano en la capital francesa es la Fête de la Musique (fiesta de la música), que tiene lugar el 21 de junio con la llegada del solsticio y que marca el inicio del verano en la ciudad.

Solamente ese día se permite a artistas de todo el mundo tocar en las calles de la ciudad sin ningún tipo de autorización. Tanto los cafés como los bares parisinos se llenan de música a lo largo de toda la jornada y en todas partes.

En el caso de España, en Madrid a lo largo de todo el verano tienen lugar las famosas fiestas de los barrios madrileños. Cada semana hay una fiesta en un barrio distinto, y ese lugar se convierte en un epicentro de actividades que incluyen propuestas gastronómicas, música y baile en las calles hasta altas horas de la madrugada.

Un poco de agua fresca frente al  Reichstag Building, Berlín. Foto REUTERS/Lisi NiesnerUn poco de agua fresca frente al Reichstag Building, Berlín. Foto REUTERS/Lisi Niesner

El lado B: claves para viajar en verano

Si bien recorrer Europa en verano tiene cierta magia, también hay que tener en cuenta una serie de cuestiones antes de embarcarse en la aventura estival.

  • Temporada alta. Uno de los factores a considerar tiene que ver con los costos del viaje. Más allá de si el lugar elegido en Europa es un destino de playa o no, es sabido que el verano es temporada alta, por lo cual el precio de los pasajes de avión desde el país de origen será siempre más elevado.
  • Movilidad. Por otra parte, lo mismo ocurre con los traslados dentro del mismo continente. Si se quiere viajar de una ciudad a otra, o bien entre países, los valores de aviones, trenes y autobuses suelen ser más elevados que en otros momentos del año. Por ese motivo, es recomendable o bien sacarlos con cierta anticipación, o bien aprovechar ofertas y promociones –como las que brindan muchas aerolíneas ‘low cost’-.
  • Cerrado por reformas. También es importante saber que, en algunas ciudades en particular, como es el caso de París, ciertos restaurantes o incluso ciertas boulangeries permanecen cerradas durante el verano y reabren recién en septiembre, cuando tiene lugar la vuelta a clases. A su vez, en ocasiones, el verano es la estación elegida para hacer reformas en los metros, por lo que puede verse afectada la circulación.
Un hombre se refresca en una fuente. Foto Miguel MEDINA / AFPUn hombre se refresca en una fuente. Foto Miguel MEDINA / AFP
  • Olas de calor. Algo no menos importante a considerar si se viaja en verano: las olas de calor, cada vez más frecuentes. En los últimos años, en determinadas ciudades estas han llegado a superar os 40 grados y no siempre el Viejo Continente esta adaptado para estas situaciones. En algunas de sus capitales el aire acondicionado escasea y ni siquiera los cafés cuentan con esta posibilidad. Por esto, tal vez sea una buena idea combinar los días de turismo cultural en las capitales con algunos días en la playa más cercana al destino elegido



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?