29 de mayo de 2024

relatos de ovnis, el misterio de la buena energía y qué significa la Huella del Pajarillo


Tierra de cuarzos, mitos y hierbas serranas, Capilla del Monte recibe viajeros durante todo el año, atraídos por las historias de ovnis, las luces misteriosas que suelen verse en el cielo de esta zona de Córdoba y la famosa energía del Cerro Uritorco.

En el Valle de Punilla y con 1.979 metros, el Uritorco es el pico más alto de la cadena de Sierras Chicas y significa “Cerro Macho” en lengua quechua.

En medio de una vegetación tupida, entre vertientes y lagunillas, muchos turistas llegan al lugar, desafiando a los enigmas y ávidos de paisajes espectaculares y caminatas inolvidables en medio de la naturaleza.

Desde la cumbre se puede contemplar una panorámica de Capilla del Monte, el dique El Cajón y, si el clima lo permite, hasta de las Salinas Grandes cordobesas.

En la confitería del predio se paga un registro de ingreso que varía según el tipo de excursión elegida: diurna, nocturna o con pernocte. A medida que se gana altura van apareciendo diferentes postas, invitando al descanso, como la del Silencio, Quebrada del Viento o Valle de los Espíritus.

“Hay un gran porcentaje de viajeros que viene para hacer trekking en las sierras, pero también hay muchísimas personas que traen la expectativa del tema del fenómeno y del misterio de los que tanto se habla, para ver alguna luz… Al mismo tiempo, buscan conectarse con ellos mismos, sentir la energía del lugar, ya que hay mucho cuarzo y minerales”, señalan desde Cerro Uritorco.

Trekking en el Cerro Uritorco. Foto Charli ParrillaTrekking en el Cerro Uritorco. Foto Charli Parrilla

Según destacan a Clarín, “en general, quienes hacen las caminatas nocturnas cuentan que ven alguna luz o algo raro que no pueden terminar de explicar”.

Con varios servicios turísticos que incluyen restaurante, camping y playa de estacionamiento, Cerro Uritorco ofrece distintas excursiones de día y de noche, algunas de las cuales son guiadas.

Por supuesto, en las que se sube al cerro con un guía, la ventaja es que se habla mucho de la flora y la fauna, de astroturismo, de ovnis y fenómenos, y de la mística del cerro.

Para subir de día

Entre las salidas autoguiadas se destaca la Excursión Diurna: “Es la más tradicional, se puede hacer cualquier día del año y siempre tenemos gente arriba por cualquier cosa», explican los guías.

En ese caso, los visitantes tienen que volver a la base antes de las 18 porque cierra el parque. A su vez, cada uno tiene que llevar un equipo básico para el ascenso: calzado cerrado, acordonado y con buena suela (zapatillas para trekking), mínimo de 2 litros de agua, ropa cómoda (en lo posible, de colores claros), una vianda (como sandwich y frutas) y golosinas o snacks. No pueden ascender los menores de 8 años ni las embarazadas.

Atención: para realizar el recorrido completo, en mayo y junio hay que ingresar entre las 8 y las 10, ya que después de ese horario hay menos posibilidades de llegar a la cima.

Como solo un 20% del sendero cuenta con sombra del bosque nativo, se recomienda ingresar lo más temprano posible para tratar de evitar una extensa exposición al sol.

Imponentes miradores en el Uritorco. Foto ShutterstockImponentes miradores en el Uritorco. Foto Shutterstock

La caminata dura aproximadamente 4 horas de ascenso y 3 horas de descenso, considerando que a las 15 se empieza el descenso como horario límite para llegar a tiempo a la base.

El sendero está marcado y aseguran los guías: “No hay forma de perderse”.

El costo de la excursión es $ 20.000 para adultos y $ 17.000 para menores de 8 a 15 años, presentando DNI. Los viajeros quedan registrados al momento de pagar.

Si bien está abierto todos los días del año, la condición es que que al momento de comenzar el ascenso no esté lloviendo fuerte o con tormentas eléctricas.

Los colores de la puesta del sol y la noche en la cima. Foto Cerro UritorcoLos colores de la puesta del sol y la noche en la cima. Foto Cerro Uritorco

Excursiones nocturnas

Un atardecer único espera en la cima del emblemático Cerro Uritorco, podés sumarte a este ascenso que comienza después del mediodía para esperar la caída del sol en la cima junto a un paisaje inolvidable y, a continuación, un descenso nocturno admirando las estrellas. La excursión dura aproximadamente 10 horas”.

Con estas tentadoras palabras, los guías de Cerro Uritorco invitan a los viajeros a sumarse a la excursión “Nocturna (Atardecer)”, que se realiza desde fines de marzo hasta fines de septiembre, exactamente al revés que la llamada “Nocturna (Amanecer)” que se organiza en los meses de calor.

En la excursión Nocturna (Atardecer) se hace el ascenso de día, a partir de las 14, con el objetivo de ver el atardecer en la cima. Arriba se sirve una merienda de campo, para luego descender hasta la medianoche. “Está muy buena porque al bajar se puede contemplar el cielo nocturno y las estrellas. Es guiada, al igual que el tour especial que se llama ‘Excursión Luna Llena‘, cuya única diferencia es que en la cima del cerro esperamos la salida de la luna”, detallan.

Los servicios incluyen entrada al parque, guía habilitado, bastón, linterna frontal, merienda de campo y seguro de accidentes personales. Los visitantes tienen que llevar abrigo abundante, vianda de marcha (snacks, por ejemplo), 2 litros de agua por persona y zapatillas con cordones y buena suela. El precio es $ 50.000 por persona.

El Valle de los Espíritus, un alto en el ascenso para descansar. Foto Cerro UritorcoEl Valle de los Espíritus, un alto en el ascenso para descansar. Foto Cerro Uritorco

También con guía, la excursión más completa y más VIP es “Noche Mágica”: comienza entre las 13 y 14 hs y termina al otro día, después del mediodía, con una picada en el lugar. Se duerme en un refugio en la mitad del sendero y, depende de la época del año, se ve el amanecer o el atardecer en la cima. Prometen “una experiencia única”. Informes: WhatsApp: 03548608093.

En cambio, la “Experiencia Refugio” es para subir sin guía durante el día y la gente tiene que ir más preparada porque se quedan a dormir. En el refugio hay anafe, colchonetas y cuchetas, pero los viajeros tienen que llevar bolsa de dormir, agua y comida, entre otras cosas. Al amanecer siguen ascendiendo hasta la cima y luego descienden (www.cerrouritorcoficial.com.ar).

La Huella del Pajarillo

Hay una historia que marcó un antes y después en el lugar: la Huella del Pajarillo. Dicen que a mediados de la década del ’80 unas 400 personas visitaban el Cerro Uritorco por año, y después del misterioso incidente, llegaron más de 100 mil.

“El 9 de enero de 1986, por la noche, jugaban a las cartas doña Esperanza, su hermana Sara y el nieto de 12 años, Gabriel. Estaban en una finca cerca de la Sierra del Pajarillo y, de repente, una luz roja muy potente iluminó la habitación. Cuando se asomaron, vieron que la luz se movía sobre los cerros, por lo que ordenaron cerrar las ventanas y pensaron que era la luz mala», cuenta Luz Mary López, co-fundadora con Jorge Suárez y coordinadora del Centro de Informes OVNI (CIO).

La famosa Huella del Pajarillo. Foto Raúl OchongaLa famosa Huella del Pajarillo. Foto Raúl Ochonga

El niño se asomó dos veces: «Vio algo parecido a una pelota achatada con ventanitas, con una luz roja y otra más clara, junto a líneas de luces blancas». Y el objeto desapareció.

“Al otro día, su tío Manuel Gómez les contó que había visto una mancha negra con forma de óvalo en la ladera sureste del Pajarillo. La huella de los pastos quemados medía 70 por 120 metros, y estaba en el mismo lugar donde habían visto las luces».

El relato de Luz es el que les cuenta a los turistas que visitan el CIO en Capilla del Monte, una organización sin fines de lucro, dedicada a promover el estudio científico de «fenómenos no explicados».

Entre ellos se destacan “la aparición de objetos no identificados (ovnis) y la presencia extraterrestre, temas tratados desde el ámbito gubernamental de diferentes países desde los años 70”.

La llamada fase 2 de la Huella del Pajarillo, en agosto de 1987. Foto Raúl Ochonga / CIOLa llamada fase 2 de la Huella del Pajarillo, en agosto de 1987. Foto Raúl Ochonga / CIO

A ese episodio se le llama «la primera fase», ya que en agosto de 1987 ocurrió «la segunda fase», cuando se produjo un incendio en la sierra y el fuego no ingresó a la huella, aunque había crecido la vegetación. Ella enseña las fotos de ambas fases en el CIO, cuenta sus experiencias y las distintas oportunidades en que vio luces, aunque aclara que eso no significa que sean naves y que «estos temas hay que tomarlos con seriedad».

Desde su Colombia natal, donde en este momento está asistiendo a un encuentro para hablar de estos fenómenos, asegura: “En Capilla del Monte el cielo es maravilloso y uno puede encontrarse con uno mismo en medio de la naturaleza. Pero además, ciertas luces pueden darnos una sorpresa”.

Para quienes visiten el Uritorco y quieran acercarse al Centro de Informes OVNI, se encuentra abierto de 10 a 13 y de 17 a 20, con una entrada de $ 1.500.



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?