15 de abril de 2024

dicen que el sistema implica un «riesgo social»


Worldcoin, la empresa que da criptomonedas a las personas a cambio del permiso para escanear el iris de sus ojos, sufrió un duro golpe en España, luego que la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el ente que regula la privacidad de las personas, le ordenó el «cese de inmediato en la recopilación de datos personales en el territorio español». En Argentina lo hicieron en la costa en el verano y en diversas localidades del conurbano.

El ente regulador le exigió también a Worldcoin que bloquee todos los datos que recopiló hasta el momento en ese país.

Mientras tanto, Worldcoin anunció que va a iniciar acciones legales contra la orden de la AEPD que le obliga a cesar de forma inmediata en España el escaneo de iris y a bloquear cualquier tipo de tratamiento de los datos que haya recopilado hasta ahora.

La empresa tecnológica Tools For Humanity (TFH), con sede en Erlangen (Alemania) y que trabaja para el proyecto de criptomonedas Worldcoin, dio a conocer esas acciones legales contra esa decisión, confirmaron a EFE fuentes de la compañía, que han reiterado sus argumentos a favor de la legalidad del proyecto y de las actividades de esta empresa.

La Agencia Española de Protección de Datos ha decidido, por primera vez en sus treinta años de historia, adoptar una medida de estas características y suspender de forma cautelar -durante tres meses- la actividad de esta empresa en España, a la que ha prohibido además seguir escaneando el iris de miles de personas (unos 400.000 en España) y recopilando datos personales de esa manera.

La polémica de Worldcoin

Escaneo de Iris en Pinamar. Foto Federico López ClaroEscaneo de Iris en Pinamar. Foto Federico López Claro


El proyecto de criptomonedas Worldcoin está impulsado, entre otros, por Sam Altman director del sistema de inteligencia artificial ChatGPT desarrollado por la compañía estadounidense OpenAI, y durante los últimos meses ha escaneado el iris de miles de personas a cambio de una compensación económica -criptomonedas- que los usuarios pueden monetizar.

Los responsables de la empresa han explicado que el proyecto pretende emitir un documento de identidad digital que demuestre de una manera infalible que el titular es una persona y no un «chatbot, un «bot» o robot informático.


La AEPD comenzó a investigar la actividad de esta empresa cuando recibieron varias reclamaciones en las que se denunciaban, entre otros aspectos, que los usuarios recibían una información insuficiente, por la captación de datos de menores, o porque no se permitía la retirada del consentimiento inicial.


Y el organismo ha advertido además que el tratamiento de datos biométricos -como los que se obtienen de la lectura del iris- están considerados por el Reglamento General de Protección de Datos español como de especial protección, ya que conlleva elevados riesgos para las personas debido a la naturaleza sensible de esa información, razones por las que ha adoptado esta medida cautelar para asegurar el cese inmediato de la actividad de esta empresa y prevenir la posible cesión a terceros de datos personales.

Fuentes de la empresa han facilitado a EFE una nota de la compañía, en la que reiteran que cumplen «plenamente» con todas las leyes y reglamentos que rigen la recopilación de datos biométricos y la transferencia de datos, incluido el Reglamento General de Protección de Datos de la UE.


Reiteran además que han mantenido un diálogo «constante y continuo» con las autoridades de protección europeas y la oficina de control y protección de datos de Baviera (Alemania), y que se han sentido «decepcionados» por la decisión del organismo que vela por la adecuada protección de los datos en España. «No nos deja otro recurso que presentar una demanda», han manifestado las mismas fuentes.

Sam Altman, director de la empresa. Foto APSam Altman, director de la empresa. Foto AP


Los responsables del proyecto han insistido en que este opera «legalmente» en todos los países donde está disponible y bajo la supervisión de las autoridades de protección de datos de cada lugar.

Fuentes de la Agencia Española de Protección de Datos han insistido hoy en que la medida cautelar que se ha impuesto supone que la empresa no puede tratar los datos personales que ya ha recopilado.


En ese sentido, han aclarado que, mientras esté en vigor la medida cautelar, no es necesario que los ciudadanos que han permitido que esta empresa escanee su iris ejerzan su derecho de supresión o de revocación del consentimiento, ya que la empresa no va a poder ejecutarlo al tener prohibido hacer cualquier tratamiento de esos datos.

La empresa ha precisado que las actividades que emprendieron en varios países lo que pretende es crear un protocolo de identidad «seguro» y sin permisos, y que han participado en este proyecto más de 4 millones de personas en todo el mundo, que de esta manera -dicen- pueden demostrar en internet que son humanos, no robots, y preservar además su privacidad.

Para reforzar esto, suelen invitar a periodistas a probar el sistema y explican de manera reiterada que no guardan los datos personales y que el sistema, todavía, no pudo ser hackeado. Las agencias de protección de datos dudan de esto en distintos países del mundo.



Source link

Abrir chat
Somos Feeling Classics!!
¿En qué podemos ayudarte?